jueves, julio 06, 2006

6 del 7 del 6

Hace rato que sé que la vida no es lo que me enseñaron que era.
Desde entonces sólo intento encontrar el modo de empleo.
A veces creo que lo he dominado.
Otras, sin embargo, queda patente que no sé que hay que hacer.
Y el electrodoméstico se jode.
Y no funciona...
O no responde... que es peor.
Entonces sólo se me ocurre
salir y volver a entrar.
Pero
¿Como se sale?
No es suficiente decir algo ingenioso del tipo:
¡Parad el mundo que me apeo!
Porque ni el mundo se para por mí,
esa mierdecilla,
ni sé como se apea uno.
Sólo sé como se puede seguir en el autobús...
sin darse cuenta.
Es fácil.
Sólo hay que estar colocao.
De lo que sea...
...y en esas estamos.
En el colocón...
Pero el colocón,
según te da,
puede hacerte más lúcido.
O, por lo menos,
proporcionarte una sensación mucho más vívida
de que eres un pulpo en un garaje:
Algo húmedo y palpitante
que repta
entre manchas de grasa
sin poder respirar.