viernes, noviembre 13, 2009

Fe

No tengo nada que decir pero sin embargo aquí estoy escribiendo palabras que nadie leerá. Ni siquiera yo. Porque nada significa nada porque ya no hay significado. Posiblemente nunca lo hubo. Pero ahora se constata. No creo. O mejor dicho nada de lo que creo me incita a actuar. Me falta energia, pienso cuando veo ese derroche energético de tanta gente invertido en estupideces. Les envidio la energia. No los motivos. O, a lo mejor, les envidio la fe. Es bueno creer en algo. Aunque sea un equipo de futbol y un montón de gente haga negocio con ello. Como la iglesia.

No hay comentarios: